Magnus Carlsen: el popular Justin Bieber del ajedrez

Es joven, famoso y el mejor ajedrecista del mundo. Muchos lo comparan con Justin Bieber, pero su historia es más interesante y su cabeza anda mejor acomodada.

Magnus Carlsen: el popular Justin Bieber del ajedrez

Magnus Carlsen es toda una estrella en su país. (G Star - Ilustración Depor)

A Magnus Carlsen (23 años) le molesta que lo comparen con Justin Bieber. Él es campeón mundial de ajedrez y el canadiense un cantante juvenil descarriado relacionado a drogas y desenfreno. Pero el parecido es evidente y no solo es físico: ambos son estrellas desde pequeños y a los dos se les puede ver como imágenes publicitarias de marcas internacionales de ropa. Pero también los separa muchas cosas.

Estrella joven. Carlsen llamó la atención del mundo (bueno, del mundo del ajedrez) al ser el participante más joven del Campeonato Mundial de Ajedrez 2004 con apenas 14 años. Sus desempeño posterior solo confirmó que el número 1 era cosa de tiempo.

Título mundial. La frescura de Carlsen supone un revolución para un deporte visto por la mayoría de personas como aburrido y solemne, de maestros rusos e indios de gestos mínimos. El 22 de noviembre de 2013, el joven jugador noruego obtuvo el título mundial tras disputar una partida en Chenai (India) ante el ídolo local y vigente campeón Viswanathan Anand. Segundos después del triunfo, el equipo de Carlsen lo levantó en peso y lo lanzó a una piscina, donde mojó su saco a la medida. Una postal inédita.

Carlsen celebrando su título mundial en una piscina (Foto: nrk.no)

Un tipo normal. Su éxito radica en su personalidad. Es sincero pero no resulta pedante. Es una estrella, vive con la presión encima, pero sonríe sin problema. “Es obvio que tengo talento. Soy el campeón del mundo de ajedrez y dicen que uno de los mejores de la historia. Digamos que soy una persona normal con un talento excepcional para una actividad en concreto”, dijo recientemente al diario El País de España.

Real Madrid. El pasado 30 de noviembre, el Real Madrid le rindió homenaje a estadio lleno, permitiéndole ejecutar el saque de honor en la previa del partido ante Valladolid. Al otro lado del mundo, en ese mismo instante, Justin Bieber era noticia por su reciente escándalo en Argentina y por el estreno de su tatuaje número 16 (?).

El día que venció a Bill Gates con 9 movimientos.

Modelo. No es difícil entender por qué la marca de ropa “anticonvencional e insurgente” G-Star lo fichó como modelo. Eligieron a Magnus Carlsen y no a Justin Bieber, quien mueve las fichas que le dio la vida con desesperación y exceso, mientras el noruego distribuye sus dones con gracia y paciencia. Esa, acaso, es la mayor diferencia entre ser una estrella y ser un campeón.

Jorge Luis Cruz
jcruza@depor.pe